¡Bienvenidos a todos! Aquí comienza mi proyecto

Hoy es el primer día del resto de mi vida.

Ha sido un proceso de casi un año que ha desembocado en mi segundo 'bebé', un proyecto en el que he puesto mi corazón y el poco tiempo que podía robarle a la familia y a mi trabajo.

Es mucho lo que he aprendido en tres años dedicada en exclusividad a la fotografía de familia y, en ese camino, me he descubierto a mí misma.

En todo este tiempo, muchas familias y amigos han confiado en mí para estar junto a ellos en momentos importantes y cargados de emotividad. Son pedacitos de esas sesiones, y la espontaneidad de los niños que desbaratan tu tan planeada sesión, los que han ido marcando el camino que se abrió, definitivamente, hace un año con una idea traída de Estados Unidos: la fotografía del nacimiento.

El experimentar y compartir por primera vez ese momento fue lo que me hizo despojarme de todos los accesorios, las poses y los decorados, para centrarme en lo que siempre fue lo importante: los vínculos, todas esas conexiones que vamos creando entre nosotros, casi sin darnos cuenta, y que son el motor que nos mueve y nos mantiene vivos.

Este proyecto nace del amor incondicional entre padres e hijos y de las conexiones únicas que se crean entre ellos. Siento un profundo respeto por esa armonía que se respira a su alrededor y que me mueve a descubrir y retratar los momentos más auténticos de sus relaciones.

Por eso, me gustaría hacer llegar a padres e hijos, a través de la fotografía, un recuerdo íntimo de momentos únicos e irrepetibles.

En mi experiencia fotográfica a lo largo de los años he pasado por muchos estilos. Pero para este proyecto, y dado que lo que pretendo transmitir son experiencias concretas y reales, creo que el que mejor se ajusta es un estilo más cercano al fotoperiodismo.

Así, pretendo que la atención pase de la ternura del bebé a las emociones que suscitan esos seres tan pequeños que aparecen en nuestras vidas y las revolucionan para siempre.

La alegría de jugar con ellos y descubrirles el mundo, la unión que va aumentando con los años entre los distintos miembros de la familia y, cerrando el círculo, todas las experiencias aprendidas de abuelos a hijos y a nietos.

Os invito a conocer este nuevo proyecto y a quedaros, si os apetece, para descubrir día a día un poco más de mí y de aquellas personas que nos permiten mirarlas a través de mi objetivo.