Primeros días en casa

posted in Vínculos

Primeros días en casa

Llegamos a casa ¿Y ahora qué?

 

Cuando tenemos un bebé, especialmente las primerizas, los primeros días en casa suelen ser una sucesión de horas conectadas por una extraña rutina que va desde comer, mirarnos embobados, hacer caca y pis, cambiar el correspondiente pañal, dormir (sin pasarse) y vuelta a empezar.

Como pareja puede generarse una especie de limbo durante un par de semanas en las que te duchas a al 1 de la tarde como si acabases de empezar el día y comes a las 5 un tupper, con suerte, de la mamma.

Bueno, no siempre es así, están aquellas familias que se lo ven venir y se organizan de lujo y se les ve paseando por el parque, limpios y sin apenas ojeras, o comiendo en un restaurante con un niño plácidamente dormido a su lado….son los menos (no desesperéis)

Existe otras familias que les guste o no, no se pueden permitir permanecer en ese limbo más de 3 días  porque hay ocupantes previos en la casa a los que un nuevo hermano/a no les va a hacerse perder sus sesiones de parque o diversión diaria (eso ya te lo estabas temiendo tu, confiesa)

A pesar de porder ser un momento en el que lo último que nos apetece sea tener una visita más, las sesiones que yo os propongo en los primeros días en casa van más encaminadas a reflejar ese desastre (o no) de logística, esos momentos de calma en medio del vendabal donde todo encaja.

Como todas las sesiones que hago, no son guiadas, y lo único que tenemos que establecer a priori es qué momento es el menos malo para que yo aparezca.

Podemos fotografiar su baño, el cambio del pañal, el momento de la comida, momentos perezosos en la cama, el acercamiento de su/s hermano/s incluso, si os animáis, el paseo o el momento en el que os sentáis en una terraza para despejaros del ambiente de casa.

lactancia materna

Hremano cuidando a nuevo bebé con sus padres, primeros días en casa Padre jugando con su hija en la cama mientras que su madre mira sujetando al bebé en sus primeros días en casa Madre bañando a un bebé en sus primeros días en casa

pies newborn

lactanciaNiña remoloneando en la cama junto a su madre y bebé en sus primeros días en casa

Creedme que los primeros días en casa a pocas se nos ocurre sacar la cámara; bueno igual sí, pero luego se nos olvida porque ha empezado a llorar, o la luz en ese momento justo en el que se ha quedado dormido no es buena, o salta el flash y ya la hemos liado, o aparece el hermano y le despierta y pide comer….y la rueda no para de girar.

Newborn dormido

recien nacido dormido

 

Tenerme allí tiene el plus de poder desentenderos y tener unas fotos tiernas de vuestro bebé, pero también vuestras mientras os adaptáis a todo lo nuevo o a lo conocido con distintos matices, recordar cómo fueron esos primeros días, la alegría y el cansancio todo en uno, el caos y la belleza de los primeros pasos como equipo familia, la ternura de los hermanos o cómo teníais que dividir la atención, todos los momentos cotidianos de la familia reflejados con la belleza de mi cámara y vuestra luz.

Niña regala rosa a su madre mientras que esta amamanta a su bebé en los primeros días en casa Madre leyendo cuento a la hermana mayor en los primeros días en casa Padre sujeta a su bebé mientras la madre juega con el hermano mayor Padre mira a su familia en sus primeros días en casa Niño juega con su padre y tira todos los juguetes Hermano intenta jugar con su hermano en sus primeros días en casa

Miro a trás y pienso en mi propio postparto, un mes al que no hubiera sido capaz de sobrevivir sin el apoyo de mi madre y mi suegra (con sus tuppers y la puesta de lavadoras)

Lo pasé con una bebé preciosa de la que no me podía despegar más de 50 cm y la tarea de hacerla fotos era difícil o más bien imposible. Pero fue allí donde hice las fotos más inesperadas: los gritos de mi hija en uno de sus interminables cólicos y la cara de desesperación de su padre (y la mía detrás de la cámara), nuestras siestas a deshoras al calor de un hilo de luz a través de la ventana, las fotos del momento baño (nada relajante para nosotros)…y sin embargo esos y otros momentos auténticos, aunque excasos, son los que atesoro con más cariño y con los que le explico ahora a mi hija esos días en casa.

Por eso si las sesiones de parto os parecen un poco demasiado y no os animáis a tenerme en los dos primeros días de hospital , quizás os interese hacer una sesión relajada en vuestro entorno sin la presión del reloj y siguiendo vuestros tiempos.

¿Hablamos?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *