Como conseguí hacer fotos de familia y salir en ellas

posted in Mis experiencias

Como conseguí hacer fotos de familia y salir en ellas

Fotos de familia: Esos expediente X

Si, os voy a desvelar el secreto de las fotos de familia, pero no cualquier secreto, no, os voy a contar cómo salir de detrás de la cámara (madres y padres del mundo) e integraros en el ambiente familiar.

La primera opción no es moco de pavo… consiste en levantar el teléfono y llamarme

¿Os pensábais que no iba a darme autobombo?

Pues si amigos y amigas, los fotógrafos profesionales y dedicados a la causa del lifestyle o la belleza de lo cotidiano es lo que tenemos…

Yo personalmente hablo con vosotros, os sonsaco información confidencial que protejo con el mismo celo que los médicos. Luego me dedico a retrataros, desde un segundo plano, haciendo esas cosas cotidianas pero a la vez bellas porque se hacen en familia.

De esas sesiones obtenemos fotografías de familia expontáneas, naturales, divertidas y tiernas. Pero claro, ya sé lo que me váis a decir “Eva, entre cumples, Reyes y caprichos, puedo contar contigo como máximo tres veces al año y ¿qué hago el resto del tiempo?

Bueeeenoooo, no desesperes que tembién compartiré con vosotros cómo conseguí aparecer yo también en las fotos de familia. Os voy a dar tres pautas todas igual de importantes y necesarias para empezar con buen pie.

     1. Quiérete

¿Obvio? pues no tanto, que nos conocemos. Me veo gorda, vieja, con ojeras hasta los pies, bla, bla, bla…Pues si, queridos y queridas, a lo mejor tenemos un michelín que nos ha cogido cariño, o unas ojeras que nos llegan hasta los pies, pero curiosamente eso no parece importarles a nuestros hijos que lo único que quieren es que juguemos con ellos, es más seguimos siendo su persona favorita del mundo (ojo porque este efecto parece que tiene caducidad…aviso)

     2. No dejes que te olviden

Mi hija tiene muy interiorizado que si hay una foto de ella es porque mamá estaba detrás de la cámara, pero no todos sois fotógrafos..así que esa excusa no os sirve. Y además, eso no quita para que nuestras fotografías juntas sean las más preciadas.

Habrá un día que vuelvan atrás y revisen su infancia, estoy convencida de que querrán vernos allí…así que no seais padres egoistas y dejaros ver

        3. Cualquier momento, cualquier lugar

Ya sé que las fotos cuanto mejor entorno parece que serán más bonitas…pero vamos a centrarnos en estar todos y luego ya iremos mejorando.

madre e hija amor entre lavandas de Brihuega

Teniendo esas premisas claras os quiero presentar a vuestro nuevo mejor amigo en el área de la fotografía familiar

tres trípodes

Ya, que me váis a decir “Y todo este rollo ¿para esto?”

Pues si, pero es que el trípode, ahí donde lo véis, en su sencillez, es un arma de diversión masiva

Yo tenía uno de mi época en el que la gente no tenía cabida en mis fotos (en una galaxia muy lejana, que ya otro día os cuento) y hace unos meses lo recuperé para que no saliera de casa por el “sin piedad” de orden y limpieza

Mi hija ya ha pasado por todas las fases que tienen los niños delante de la cámara, y en la actualidad hay momentos en los enfocarla sólo me trae  rolling eyes o pose.

Así que un día que nos íbamos a un sitio ideal de la muerte, que ha sido fotografiado por 3/4 partes de Instagram, me dije…oye, que yo también quiero salir en la foto de familia.

Así que nos plantamos en los preciosos campos de lavanda de Brihuega, sacamos el trípode, conectamos el disparador inalámbrico y … a jugar a las poses.

Que igual aquí la naturalidad se pierde un poco, pero no por ello vamos a dejar de disfrutarlo.

En estos primeros intentos, como podréis apreciar…nos cortábamos manos, cabezas, era muy evidente que teníamos un disparador… en fin, lo que se podía considerar un desastre a nivel fotográfico, pero que para nosotros significaron, por fin, unas fotos los tres juntos que no había tirado algún extraño en automático, y en las que nos lo pasábamos bien JUNTOS

Pasamos una tarde increible pero claro, en el momento en el que todo fotógrafo sufre un éxtasis al ver caer el sol en la hora dorada, (que ojo porque son, si llegan, veinte míseros minutos) mi media naranja y la mini yo estaban ya hastiaditos de fotos y se negaban a disparar o ser disparados.

Por suerte, en estas situaciones el ingenio se agudiza y descubrí a mi segundo mejor amigo: EL móvil, o más bien la app que lo conecta a la cámara y que puede hacerlo actuar como disparador y desde el móvil puedo ver lo que ve la cámara y así enfocar y encuadrar de forma más efectiva.

Así que ahí me tenéis practicando el autoretrato (cortado a posta esta vez)

falda campo de lavanda blanco y negro campos de lavanda de Brihuega

hasta que se me unió la buenahija que al final no puede negar que ha nacido para “modelista”

lavanda Brihuega familia

Desde entonces el trípode nos ha acompañado en las vacaciones y escapadas o salidas de fin de semana.

Lo damos todo durante un rato y luego, a disfrutar en vivo y en directo, con la tranquilidad de tener un recuerdo de familia en forma de foto.

familia en ventanas familia en escalera Altea familia en escaleras blanco y negro familia en escaleras

Creo que se me quedan cosas sin decir…y si se os ha quedado corto, pedid por esa boquita que vuestros comentarios son órdenes, y os preparo más material.

Hasta nuestra próxima cita semanal.

6 comments

  1. Ideales!
    Como siempre, pero que vais de paseo con el mastodonte? o es plegable o telescópico??
    La verdad es que nunca tuve un trípode.

    Las fotos de la calle es Estepona? Se parece un montón.

    • Elena, trípodes hay muchos pero en general uno ligero y plegable ¡Por supuesto! aunque nunca deseches el llevar uno de mano en el bolso que tb puede ser un recurso muy interesante 😉
      Las fotos de calle están tomadas en Altea 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *