Fotos de Familia en casa

posted in Mi filosofía

Fotos de Familia en casa

Sesión de fotos de familia – La belleza de lo cotidiano

Cuando los niños empiezan a ser mayores empezamos a renunciar a las fotografías de familia, y quizás sea el momento más importante para dejar guardados momentos que cada vez evolucionan más rápido.

También tendemos a sacar a la familia fuera (un parque, al ciudad….) porque nuestra casa nunca parece tener el suficiente atractivo.

Hoy os traigo al blog a Nuria y su familia.

Igual alguno, sobre todo si me seguís en Twitter, la conocéis porque soy muy fan de sus videos, citas y recomendaciones (que comparto fundamentalmente por ese medio), otros la conoceréis simplemente porque en algún momento, buscando cómo fomentar el pensamiento creativo en vuestros hijos habéis dado con sus ideas en su blog o en su canal de YouTube. A otras quizás, recientemente, haya caído en sus manos su último libro “Te mereces esto y más”.

Pero sea como fuere, tanto si la conocéis como si no (mira que os he dejado enlaces para que lo solucionéis) pensad en ella como una madre que se da cuenta que sus hijas, con las que convive intensamente, están a punto de pasar de etapa, que hay muchas cosas que hace tiempo no tiene registradas en una cápsula a la que puedan volver atrás y recordar cómo eran y las cosas que más les gustaban.

Es en ese momento, cuando inteligentemente (sabéis que alguna flor me tengo que echar alguna vez) decide llamarme, aunque con la reticencia de querer tener todo bajo control (craso error como se desvela en los párrafos siguientes)

Antes de ir a casa de Nuria, y dado que esta familia estaba muy acostumbrada a ser fotografiada, les mandé unas normas básicas para asegurarme que la sesión iba a ir como la seda…en términos generales rezaban algo como esto:

  • Las niñas serán las que elijan qué cosas han marcado esta época y podrán interactuar con ellas como les venga en gana.
  • No se exigirán posados de ningún tipo
  • Se prohíbe expresamente a las personas adultas decir frases similares, parecidas o en la línea de “sonríe, cariño” “no te pongas así”
  • Las personas vestirán como tengan a bien…no existe un dress code para mis sesiones y los disfraces son más que admitidos.
  • En las horas que dure la sesión se marca una tregua con respecto a las normas que imperen en la casa. Si la fotógrafa considera que los niños ese día tienen derecho a saltar en la cama, los padres respetarán dicho derecho e incluso estarán invitados a saltarse las normas juntos.
  • Una vez la fotógrafa salga por la puerta las normas pueden volver a su ser….o no. Las personas adultas están autorizadas a admitir que se habían equivocado y que hay ciertas cosas que hechas en familia y con moderación aumentan los niveles de felicidad.

Estas, y algunas cosas más personalizadas, son las que, especialmente con niños pasados los 5 años, necesito que entendáis para que nuestras sesiones mantengan esa naturalidad y fluyan sin coartar la espontaneidad del momento.

Llegar y encontrarme a las niñas preparadas y dispuestas fué una mezcla de felicidad y expectación, por lo que me deparaban esas horas, y una ilusión tremenda… porque esas niñas se habían colado en mi casa multitud de veces a través de las pantallas de mis dispositivos, y poder interactuar con ellas en vivo y en directo era simplemente una pasada.

Poco a poco me fueron enseñando y metiéndose ellas solas en sus juegos, sus aficiones…hasta el punto óptimo en el que sabían estaba allí pero dejó de importarles si la cámara disparaba o no.

juegos niños niñaslifestyle

 

Nuria resultó ser algo más tímida, pero nada como ponerla en su mesa de trabajo para que comenzara a dejarse llevar.

Nuria Perez trabajando Nuria Perez trabajando conciliacion Niñas tocando el piano

Y cómo olvidarme de la otra inquilina adorable de la casa, Rufa, a la que podéis seguir con el hastag #livinglavidaRufa. Era la más cuerda de los que estábamos allí y llegó a echarnos auténticas miradas de “estos humanos están muy locos”

Pero es que querida Rufa….la locura es un estado vital que en ciertas dosis sienta muy bien

No os creáis, tuvimos tiempo para ir a reposar todas las emociones en un lugar encantador donde no hay apuesta mala porque tooodo está bueno. Podéis visitarlo AQUÍ

¿Os animáis a hacer locuras? Porque una sesión no tiene porque ser aburrida o generarnos stress, sino endorfinas y buen rollo para muuucho tiempo

¿Os animáis a preguntar qué podemos hacer en vuestra casa?

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *